Mostrando entradas con la etiqueta llanganuco. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta llanganuco. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de abril de 2013

Huaraz (Chavin, Pastoruri, Llanganuco)

En junio del 2007 mis amigos y yo empezamos lo que sería el primero de muchos viajes por nuestro bello Perú. Era fin de semana largo por el día de san Pedro y san Pablo así que nos juntamos con otro grupo que ya había planeado todo, el destino sería Huaraz y la ruta a seguir: Chavin de Huantar, El nevado de Pastoruri y la laguna de Llanganuco.

Día 1: Llegada a Huaraz y rumbo a Chavin
Llegamos a Huaraz aproximadamente a las 7am después de un tranquilo viaje de 7 horas. Apenas bajamos del bus sentimos el frío característico de la época y uno que otro sintió también los efectos de la altura (3000msnm). Rápidamente nos hospedamos a unas cuantas cuadras de la universidad Antunez de Mayolo desayunamos un rico caldo de gallina y fuimos a la terminal de buses a contratar la agencia que nos llevaría a Chavin.

Ya que era un fin de semana largo había bastante demanda por eso y nuestra poca experiencia terminamos contratando a una persona con una combi quien había coordinado con un guía independiente. El viaje fue bastante incómodo pero ya estaba hecho además el camino era bastante difícil con interminables curvas y a cada vez mas altura sin embargo la impresionante vista de las quebradas y nevados hacían que todo esto fuera sencillo de sobrellevar e incluso pudimos detenernos en recuay y en el precioso lago de Queracocha a casi 4000msnm luego de todo esto y pasadas unas 4 horas finalmente llegamos al complejo.



El complejo arqueológico (Patrimonio de la humanidad desde 1985) se ubica en el Callejón de Conchucos. Existe guiado en español, ingles e italiano y diversos restaurantes en la localidad además de recibir un descuento si se cuenta con el carné universitario.



Durante el recorrido pudimos observar las diversas muestras de porque la cultura Chavin se había extendido por toda la región andina central y el porque este complejo era centro de peregrinación desde lugares mucho mas alejados. Luego de varias horas recorriendo las galerías y apreciando la arquitectura y sobre todo la galería del lanzón y las cabezas clavas decidimos que era tiempo de regresar después de todo al día siguiente nos esperaba nuestro primer nevado.


Día 2: La subida a Pastoruri
El segundo día la emoción nos embargaba, para la mayoría de nosotros sería la primera vez que subiríamos un nevado y ya nos alucinábamos andinistas, películas de desastres, avalanchas y todas esas cosas. Teníamos que ir 70 km hacia el sur en un viaje de más de 3 horas en auto, nos advirtieron que no desayunáramos mucho y que lleváramos bastante ropa de abrigo. Apenas llegamos pudimos ver los efectos del calentamiento global, lo que alguna vez estuvo completamente cubierto por la blanca nieve ahora solo era roca oscura.

Nos tomó casi una hora (nos pareció demasiado alquilar caballos) llegar a la zona donde empezaba la nieve y aunque tristes por lo que nos contaban los lugareños del pasado de ese imponente nevado no pudimos dejar de admirar la belleza del paisaje y el peligro latente en las rajaduras y los agujeros en el hielo.



Una hora después casi habíamos llegado a la cumbre vimos a la gente deslizándose por la nieve y olvidando por un rato los mas de 5000msnm en los que e se encontraban claro que para hacer esto hay que llevar una muda de ropa pues se termina completamente empapado.



Al poco rato y mas emocionados que cansados llegamos a la cima realmente es un paisaje precioso aunque claro no eran la aventura y peligro que esperábamos en un nevado además de la gran cantidad de personas que por ese entonces subían. Igual fue una experiencia inolvidable y en el descenso aparecieron los primeros síntomas del soroche sobro todo por nuestra pésima idea de bajar corriendo, por suerte en el inicio del camino hay varios puestos acondicionados para tomar mate de coca y comer algo que pueda reponer las energías rápidamente.



Día 3: A la laguna de Llanganuco

Habiendo recuperado las fuerzas del desgaste del día anterior salimos a las 7:30am rumbo a la laguna recorreríamos todo el callejón de Huaylas y los pueblos de Carhuaz (donde tienen que probar los helados y visitar la plaza de armas) luego de esto visitamos la ciudad sepultada de Yungay.



Ahí nos narraron los sucesos del 70 y nos mostraron fotos de cómo fue alguna vez ese gran pueblo, finalizado el recorrido empezamos nuevamente la subida desde los 2400msnm en que se encuentra Yungay hasta los 3850 que se encuentra la laguna de Llanganuco, en el camino se puede apreciar un paisaje maravilloso con blancos nevados como por ejemplo el Huandoy y el Huscarán.



Una vez llegados se puede pasear por los alrededores de la laguna siempre y cuando se esté a gusto con el terrible frío además de la caminata es indispensable contratar un bote para el paseo sobre las violetas aguas este paseo dura aproximadamente una hora.



Luego de contemplar la belleza de la laguna tuvimos que partir, nos detuvimos en Caraz para degustar y comprar manjar blanco y luego de regreso a Huaraz y de ahí a Lima, fue un viaje impresionante pues en solo 3 días conocimos un gran número de lugares maravillosos y aunque sabíamos que no sería la última vez que estaríamos por ahí fue triste la despedida (continuará...).