lunes, 29 de abril de 2013

Puno, azul extremo

 Día 1, Puno y Sullastani:

Una vez en el aeropuerto de juliaca fuimos directo al stand de Iperu (muy recomendable hacerlo en todos los viajes), ahí nos indicaron que hay una empresa dedicada a transportar a los viajeros del Aeropuerto a Puno y viceversa por 15 soles, el precio dada la comodidad y seguridad del servicio nos pareció bueno,  punto a favor para puno y esta buena idea. Cuarenta y cinco minutos después le pedimos al conductor que nos deje en la plaza de armas y de ahí nuevamente a consultar con los amigos de Iperu, ellos nos recomendaron algunos hoteles, donde comer y donde tonear...son lo máximo.

Luego de ver por nosotros mismos los hoteles y siendo las 10am nos decidimos por uno la "Posada Luna azul" ubicado en la calle cajamarca a solo 2 cuadras de la plaza. Ahí el amigo Raul nos explicó en detalle que lo que nos quedaba del día nos alcanzaba, con un poco de apuro, para ir al mirador del Puma y en la tarde a sillustani. Siguiendo las indicaciones de Raul y el mapa que nos dieron en Iperu fuimos a la calle tacna donde una combi nos llevaría al mirador por 50 centimos. Una vez ahí pudimos apreciar todo puno y la inmensidad del lago, el cielo estaba un poco nublado aún pero aún así el titicaba empezaba a mostrar su belleza.


Al regreso aprovechamos para almorzar en el mercado central y llegar justo a tiempo al hotel donde Raul ya nos había contactado con una empresa que nos llevaría a sillustani por 30 soles (incluido el guiado). En el camino nos volvió a caer la lluvia pero el lado bueno fue el verdor que se podía ver en todo el paisaje una vez que avistamos el lago umayo sabíamos que las chulpas nos esperaban y si que valió la pena.



Luego de recorrerlas y que el guía nos explique el poco apoyo que recibían del INC regresamos a puno siendo las 7pm, descansamos una hora y salimos a conocer puno de noche. La calle mas concurrida y comercial es sin duda la calle lima donde además de estar los pubs, discotecas y restaurants mas turísticos para esa fecha estaban también los carnavaleros que al no poder jugar con agua por el frío usaban espuma en spray que bien permitía el juego. Como dije la calle tenía gran cantidad de restaurants "turísticos" por ello buscamos algo mas acogedor y encontramos una simpática trattoria. Luego entramos a uno de los tantos pub por un trago hasta que el frío se hizo difícil de resistir, era tiempo de descansar pues al día siguiente partíamos para las islas...por dos días.

Días 2 y 3, Uros, Amantani y Taquile: Nos recogieron 7:00 am según lo acordado con la empresa (también contactada por Raul, 75 soles que incluian transporte, guiado, hacer vivencial en amantani y las comidas excepto el almuerzo en taquile) así que apenas pudimos terminar el desayuno que por suerte estaba incluido en el servicio del hotel. Subimos al vehículo que nos llevaría a la bahía y encontramos viajeros de distintas nacionalidades y edades...empezaba la aventura.

Ya en la embarcación el guía nos explicó el origen del nombre titicaca y otras curiosidades de las tres islas y también el itinerario que seguiríamos. Una hora después estábamos llegando a la isla flotante de los uros donde nos recbieron de la mejor manera (realmente se ha hecho un gran trabajo de capacitación) explicándonos sus costumbres y luego paseándonos en su embarcación conocida como mercedes benz. El paseo en esta embarcación incluyó un coro de niños que cantaron en castellano, inglés, francés, aleman, italiano y japonés, aunque no lo crean una coreanas protestaron...



Debido a ciertas demoras técnicas tuvimos que hacer el transbordo directo a la embarcación una vez terminado empezamos el camino a amantani y fue aquí donde los apus nos sonrieron pues empezó a brillar el sol y el lago cobró ese color tan hermoso que todos queríamos ver.



Dos horas y media después ya estábamos llegando a amantani donde el mismo alcalde ayudó a atar la embarcación al puerto y junto al guía designar con que familia de amantani se quedaría cada viajero (o grupo) esto lo hacen de manera ordenada y así logran que cada familia de la isla se beneficie con el turismo, a nosotros nos tocó el señor Mario quien amablemente nos guió a su linda casa. Este camino era de subida y en parte por la altura y en parte por la vista que se tenía cada vez que se miraba atrás fue una subida lenta, una vez en su casa nos mostró nuestras habitaciones indicándonos que pronto almorzaríamos para luego ir al estadio para reunirnos todos y visitar el mirador. Terminado el delicioso almuerzo continuamos subiendo ahora hacia el estadio que era el punto de reunión ahí debo reconocer que no le presté mucha atención al guía pues no podía dejar de ver el lago desde la parte superior de la tribuna ni tampoco dejaba de pensar lo genial que se debe ver desde el mirador (que estaba mas arriba) y que deberíamos empezar a subir para no perder ese maravilloso sol.


Un rato después empezamos la subida y como pensé también fue lenta pero por suerte alcanzamos la cumbre antes de perder la luz...fue una vista simplemente maravillosa y contrario a lo que pensé una vez que fue oscurenciendo el paisaje, si bien no para las fotos, permanecía igual de impresionante además de emitir una energía sobrecogedora que no provocaba otra cosa que sentarse en silencio y agradecer por la oportunidad de ver algo así.






Cuando ya el frío hacía su trabajo empezamos el descenso, Mario nos comentó que mas tarde habría una fiesta y que todos estábamos invitados pero lo que no mencionó es que nos vestiríamos para la ocasión con los trajes típicos de la familia...fue genial ver viajeros de todo el mundo y pobladores bailando al ritmo de dos bandas que competían. Que orgullo ver cuando las cosas se hacen bien para promover el turismo en nuestro país. Luego a dormir pues al día siguiente había que ir temprano al puerto donde nos embarcaríamos para Taquile y yo quería pasear un poco mas antes de eso. Al día siguiente luego de pasear a mis anchas era tiempo de partir, desayunamos y Mario nos acompañó hasta el puerto nos despedimos de el agradeciéndo el buen trato que nos había dado. Taquile está entre amantani y puno por lo que regresamos por el mismo camino esta vez o quizás por la hora el clima no fue muy amable y una pesada lluvia hacía de la embarcación una montaña rusa pero igual fue divertido, una hora después ya estábamos en taquile donde todo fue diferente. Una señora con cara de muy pocos amigos nos recibía en la entrada discutiendo con el guía el hecho de que todos teníamos que pagar la entrada al poco rato pudimos pasar y empezar la subida a la plaza y aunque la lluvia caía bastante fuerte la vista seguía logrando que olvidemos todo. Una vez en la plaza vimos el porque los trabajos en tela de los taquileños se consideran patrimonio cultural de la humanidad, por desgracia el precio estaba acorde a su fama mundial, paso. Cuando fue la hora de almorzar nos llevaron a la casa restaurant donde debíamos hacerlo pues aunque esta comida no estaba incluida la comunidad nos designó el lugar donde debíamos comer esto no le gustó mucho a la mayoría por lo que solo unos pocos pudimos degustrar la trucha o torreja que sirvieron con una sopa y un mate...todo esto por "solo" 20 soles...en fin. Al bajar hacia el otro lado de la isla donde nos esperaba la embarcación rumbo a puno el clima mejoró mucho y otra vez pudimos ver ese lago azul tan famoso, si hacen este recorrido y una simpática niña se les acerca para tomarse una foto con ustedes tengan por seguro que luego les pedirá su propina, están advertidos.




Ya en el puerto cumplimos con las últimas fotos en taquile y emprendimos el viaje de regreso a puno el cual duraría 3 horas. Ya este camino lo conocía por lo que preferí revisar las fotos que había logrado capturar y dormir un poco con la esperanza de soñar con ese paisaje y esa sensación que solo el estar en una isla en medio del lago navegable mas alto del mundo te puede dar.

Una vez de regreso a puno, siendo las 6pm y considerando que el vuelo saldría todavía al día siguiente en la tarde pensamos que podríamos conocer un poco mas...después de hacer el check in contratar el carro de rossy que nos llevaría al aeropuerto y revisar opciones nos decidimos por Juli y sus iglesias las cuales le han dado el apodo de "pequeña roma". Fuimos hasta el terminal zonal y de ahí por 4.5 soles hacia Juli una ciudad pequeña y donde tambien hace mucho frío siendo algo tarde no quisimos pasar mucho tiempo buscando hospedaje así que entramos a alguno y a dormir pues al día siguiente había que hacerlo todo rapido. Si bien el pueblo es pequeño y la mayoría de sus iglesias no se han conservado como deberían (¿alguien conoce a alguien del INC?) es un pueblo bonito con unos miradores muy simpáticos, en fin creo que no importa de donde se mire el lago...uno se queda sin aliento.



Resumen:
¿Dónde hospedarse? Posada luna azul en la Calle Cajamarca 242. Habitaciones muy cómodas, calefacción, desayuno y un gran servicio. Pueden escribir a posadalunaazul@hotmail.com

¿Dónde comer? Imperdible probar el salteño que se encuentra en cada esquina y un caldo de cabeza en el mercado central.

Contacto: Como lo mencioné el amigo Raul nos ayudó con los tours y siempre estuvo atento a los tiempos y que se nos brinde un buen servicio. Si piensan ir por allá les recomendaría contactarlo y analizar sus ofertas su corro es yoshiro_raul@hotmail.com

Opciones, si contratar tours no es lo suyo pueden ir personalmente a la bahía y contratar embarcación ahi mismo también ofrecen salidas a las islas.

Lo que faltó, cuando les toque viajar pregunten por la isla Llachon que está antes de taquile y cuentan se puede hacer kayac. Así también no dejen de visitar Pomata, en nuestro camino hacia desaguadero y de ahí a bolivia (pero esa es otra historia...) pudimos observar las hermosas playas que hay ahí y es que provocaba bajarse del auto y meterse un chapuzón pero bueno esa tarea se la dejamos al próximo viajero.


miércoles, 24 de abril de 2013

Iquitos, la naturaleza y ud.

Cuando uno decide viajar a la selva en lo primero que piensa es en iquitos, sin embargo la ciudad, con toda su diversión y la vista que tiene del amazonas, no deja de ser eso...una ciudad. Para conocer la selva hay que ir un poco mas allá y los diversos lodge que hay son una buena opción. Yo conocí dos y esto es lo que vi:

Botanical Lodge (4 días/3 Noches) 
Un programa en el que le tratarán de lo mejor, la comida es espectacular, las habitaciones comodísimas y se realizan todas las actividades programadas. El servicio incluye 4 almuerzos, 3 cenas y 3 desayunos, guiado y transporte completo. Es ideal para ir en pareja, por la comodidad del viaje, las vistas espectaculares, lo acogedor del lugar y la diversidad de bebidas y comidas exóticas.  

Primer día: El primer día le recogen del hotel a las 8am, si lo que se desea es ahorrar pueden hacerlo directamente del aeropuerto. Luego le llevarán al embarcadero de Nanay de donde se le dará un exclusivo paseo por los ríos itaya, nanay y amazonas se hace una parada en el barrio de la florida para ir al fundo de Don Pedrito a ver su criadero de paiches donde también hay caimanes y la famosa victoria regia. Ya de ahí se va hasta el lodge: un lugar precioso, acogedor y donde se está realmente bien. Está rodeado por densa vegetación y a pocos metros del río amazonas, por si fuera poco le reciben con un trago exótico para luego mostrarle las habitaciones que están muy bien decoradas sin perder el contacto con la naturaleza. El lodge usa energía de paneles solares y lámparas de kerosene por la noche, solo dos horas al día se enciende un generador para cargar las baterías. Por la tarde luego de una breve caminata, en la que podrán observar varias aves en su habitat, se a visita a la comunidad de los yaguas. Un grupo étnico de la zona quienes le enseñarán a usar la cerbatana y a danzar con ellos, al finalizar se podrán comprar pequeños recuerdos a precios muy cómodos. Y por la noche del primer día se hace una caminata nocturna para conocer las plantas medicinales que crecen en la zona además de buscar y encontrar gran diversidad de insectos.

Una cocha

Sapo
 

La furia del río
 

Y su hermosura
 

Un geco en la ducha
 

Criadero de caimanes
 

Mimetismo
 
El ocaso en el amazonas
 

Segundo día: El segundo día se levanta muy temprano para caminar hasta el mirador desde donde se puede ver el amanecer en el rio amazonas. En la selva amanece mucho mas temprano por lo que se debe madrugar (5:30am) luego de las fotos y demás se regresa para desayunar. Mas tarde se empieza una larga caminata selva adentro hacia la Ceiba, el árbol gigante de la amazonía, es una caminata dura y los mosquitos son casi insoportables pero el ver tremendo espectáculo bien vale el esfuerzo. Por la tarde, luego del almuerzo se hace un tranquilo paseo en bote hacia el trapiche artesanal en donde se verá como se preparan, el cañazo, melaza y otros derivados de la caña. Luego Don Armando, el cordial dueño, le invitará a degustar la variedad de preparados que tiene y si lo desea podrá comprar alguno de esos preparados. Por la noche, luego de la cena saldrán a una caminata para buscar caimanes por una cocha cercana, llevar una buena linterna es primordial.
La ceiba


Tercer día El tercer día se hace un full day hacia el pueblo de Orellana y el río Napo donde se podrá hacer pesca de piranha y además, en la unión de los ríos napo y amazonas podrán observar delfines grises y rosados y si lo desean nadar en el río.

Tarántula


Araña



Cuarto día El cuarto y último día es triste pues antes de salir hacia la isla de los monos hay que despedirse de las personas que tan bien nos atendieron en el lodge. Y se hace mas difícil luego del espectacular desayuno, puedes pasar un tiempo extra en la zona de hamacas como para hacer un repaso de todo lo que se vió y se disfrutó en un lugar donde la naturaleza y el ser humano se encuentran fuertemente conectados pero bueno...igual se tiene que partir. La primera parada es en la isla de los monos, un proyecto privado que busca proteger a las especies mas vulnerables de monos de las zonas. Acogen a los monos heridos por cazadores o que han tratado de vender ilegalmente como mascotas. Es una experiencia muy divertida y se recomienda llevar una sandía para "invitarles" eso si, seguramte que no le durará mucho. Luego está el serpentario donde además de la anaconda y la boa también podrán ver un coatí, tucan, oso perezoso, caimanes bebé y una tortuga mata mata. Al finalizar la empresa se encarga del regreso a iquitos donde al llegar uno sentirá que todos esos días fueron un sueño o por lo menos una mirada de como debe ser el paraíso. Muy recomendable.

Amazonal Botanical Lodge
 

Búfalos mojados
 

El ocaso del día
 

Perezosa
 

Mi favorito, el sabio
 

Coatí
 

Tortuga mata mata
 

Anaconda
 
Piranha Lodge, donde el amazonas nace. (2 días/1 Noche)


Ubicado a 180 kilómetros – 110 millas de la ciudad de Iquitos, en la unión de los ríos Marañon y Ucayali, donde surge el majestuoso río Amazonas y comienza la Reserva Nacional Pacaya – Samiria.

En su página web pueden encontrar todas las actividades y programas que manejan pero según mi experiencia se pueden personalizar estos programas y de cuando en cuando hay buenos descuentos. Estuvimos solo dos días y una noche, visitamos la únión del marañon y ucayali dónde se supone nace el amazonas. Vimos delfines grises y rosados, hicimos un paseo nocturno en bote por una cocha cercana en donde habian caimanes (por suerte no salieron). Fue algo genial, sobre todo la forma tan ecológica como se sostiene el lodge, la comida espectacular y esa sensación de estar en medio de la nada y completamente alejado de la ciudad y su tecnología.




Garzas
 

Nadando con los delfines
 

 

 

 

 



 




Datos:
¿Dónde comer? Restaurant flotante la playa y Restaurant al frio y al fuego.
¿Dónde hospedarse? Hotel Anaconda, tiene dos locales muy buenos pero el de 28 de Julio incluye piscina y es realmente agradable.
¿Dónde bailar? Noa noa de jueves a sábado, pardo los domingos
Empresa del tour: Cumaceba, es operador directo con agencia en iquitos y lima. Muy recomendable.

miércoles, 17 de abril de 2013

Huaraz (Chavin, Pastoruri, Llanganuco)

En junio del 2007 mis amigos y yo empezamos lo que sería el primero de muchos viajes por nuestro bello Perú. Era fin de semana largo por el día de san Pedro y san Pablo así que nos juntamos con otro grupo que ya había planeado todo, el destino sería Huaraz y la ruta a seguir: Chavin de Huantar, El nevado de Pastoruri y la laguna de Llanganuco.

Día 1: Llegada a Huaraz y rumbo a Chavin
Llegamos a Huaraz aproximadamente a las 7am después de un tranquilo viaje de 7 horas. Apenas bajamos del bus sentimos el frío característico de la época y uno que otro sintió también los efectos de la altura (3000msnm). Rápidamente nos hospedamos a unas cuantas cuadras de la universidad Antunez de Mayolo desayunamos un rico caldo de gallina y fuimos a la terminal de buses a contratar la agencia que nos llevaría a Chavin.

Ya que era un fin de semana largo había bastante demanda por eso y nuestra poca experiencia terminamos contratando a una persona con una combi quien había coordinado con un guía independiente. El viaje fue bastante incómodo pero ya estaba hecho además el camino era bastante difícil con interminables curvas y a cada vez mas altura sin embargo la impresionante vista de las quebradas y nevados hacían que todo esto fuera sencillo de sobrellevar e incluso pudimos detenernos en recuay y en el precioso lago de Queracocha a casi 4000msnm luego de todo esto y pasadas unas 4 horas finalmente llegamos al complejo.



El complejo arqueológico (Patrimonio de la humanidad desde 1985) se ubica en el Callejón de Conchucos. Existe guiado en español, ingles e italiano y diversos restaurantes en la localidad además de recibir un descuento si se cuenta con el carné universitario.



Durante el recorrido pudimos observar las diversas muestras de porque la cultura Chavin se había extendido por toda la región andina central y el porque este complejo era centro de peregrinación desde lugares mucho mas alejados. Luego de varias horas recorriendo las galerías y apreciando la arquitectura y sobre todo la galería del lanzón y las cabezas clavas decidimos que era tiempo de regresar después de todo al día siguiente nos esperaba nuestro primer nevado.


Día 2: La subida a Pastoruri
El segundo día la emoción nos embargaba, para la mayoría de nosotros sería la primera vez que subiríamos un nevado y ya nos alucinábamos andinistas, películas de desastres, avalanchas y todas esas cosas. Teníamos que ir 70 km hacia el sur en un viaje de más de 3 horas en auto, nos advirtieron que no desayunáramos mucho y que lleváramos bastante ropa de abrigo. Apenas llegamos pudimos ver los efectos del calentamiento global, lo que alguna vez estuvo completamente cubierto por la blanca nieve ahora solo era roca oscura.

Nos tomó casi una hora (nos pareció demasiado alquilar caballos) llegar a la zona donde empezaba la nieve y aunque tristes por lo que nos contaban los lugareños del pasado de ese imponente nevado no pudimos dejar de admirar la belleza del paisaje y el peligro latente en las rajaduras y los agujeros en el hielo.



Una hora después casi habíamos llegado a la cumbre vimos a la gente deslizándose por la nieve y olvidando por un rato los mas de 5000msnm en los que e se encontraban claro que para hacer esto hay que llevar una muda de ropa pues se termina completamente empapado.



Al poco rato y mas emocionados que cansados llegamos a la cima realmente es un paisaje precioso aunque claro no eran la aventura y peligro que esperábamos en un nevado además de la gran cantidad de personas que por ese entonces subían. Igual fue una experiencia inolvidable y en el descenso aparecieron los primeros síntomas del soroche sobro todo por nuestra pésima idea de bajar corriendo, por suerte en el inicio del camino hay varios puestos acondicionados para tomar mate de coca y comer algo que pueda reponer las energías rápidamente.



Día 3: A la laguna de Llanganuco

Habiendo recuperado las fuerzas del desgaste del día anterior salimos a las 7:30am rumbo a la laguna recorreríamos todo el callejón de Huaylas y los pueblos de Carhuaz (donde tienen que probar los helados y visitar la plaza de armas) luego de esto visitamos la ciudad sepultada de Yungay.



Ahí nos narraron los sucesos del 70 y nos mostraron fotos de cómo fue alguna vez ese gran pueblo, finalizado el recorrido empezamos nuevamente la subida desde los 2400msnm en que se encuentra Yungay hasta los 3850 que se encuentra la laguna de Llanganuco, en el camino se puede apreciar un paisaje maravilloso con blancos nevados como por ejemplo el Huandoy y el Huscarán.



Una vez llegados se puede pasear por los alrededores de la laguna siempre y cuando se esté a gusto con el terrible frío además de la caminata es indispensable contratar un bote para el paseo sobre las violetas aguas este paseo dura aproximadamente una hora.



Luego de contemplar la belleza de la laguna tuvimos que partir, nos detuvimos en Caraz para degustar y comprar manjar blanco y luego de regreso a Huaraz y de ahí a Lima, fue un viaje impresionante pues en solo 3 días conocimos un gran número de lugares maravillosos y aunque sabíamos que no sería la última vez que estaríamos por ahí fue triste la despedida (continuará...).